La Inteligencia Artificial llega al terreno musical

En un mundo cada vez más robotizado, la Inteligencia Artificial va aumentando su presencia entre nosotros. Es cierto que en ámbitos más técnicos, resulta “fácil” entender la substitución del humano por máquinas. ¿Será factible substituir también rasgos tan característicos de los individuos como la creatividad y el arte?

Componer melodías y canciones enteras usando Inteligencia Artificial ahora es posible. El software, llamado Flow Machines, aprende estilos musicales a partir de una gran base de datos de canciones y luego, usando técnicas de optimización e interacción, es capaz de explorar diferentes combinaciones de estilos y crear música de cualquier carácter.

metytyutgencia

Proyecto Flow Machines

Se trata de un proyecto financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) y liderado por François Panchet, director de Sony-CSL (Computer Science Laboratories). El programa se basa en interacciones reflexivas, que son interacciones hombre-máquina en las cuales la máquina imita el estilo del usuario, para luego permitir la manipulación de uno mismo y crear contenido novedoso. El focus de este proyecto es mejorar la creatividad individual y potenciar la búsqueda del “estilo propio”.

Y ¿por qué buscar un “estilo propio”? En el contexto del mundo moderno, el desarrollo tecnológico sigue avanzando a marchas agigantadas, lo cual crea la necesidad imperiosa, a nivel global, de potenciar la innovación y la creatividad. Ser diferente al resto, en definitiva, es la clave para subsistir.

Pero, como todos sabemos, crearse un estilo propio es tarea difícil y a lo largo de la historia pocos han sido los que han logrado destacar en sus respectivos campos. Diversos estudios señalan que el secreto reside en combinar rasgos de diferentes estilos, ponerle imaginación para darle nuestro toque personal e ir experimentando con ello, hasta que surja algo interesante.

Flow Machines quiere fusionar el concepto de creatividad y el concepto de estilo de manera computacional. Por ejemplo, si quieres componer un tema, primero escoges una sucesión de notas o patrón que te guste, para que el sistema se impregne de tu estilo. Además, puedes utilizar diferentes algoritmos de restricción para perfeccionar tu búsqueda. Después, el programa rebusca en su base de datos y te ofrece “rellenar” tu canción utilizando un estilo que pueda encajar contigo. Si no te acaba de gustar la alternativa que te sugiere, te propone otra, y así sucesivamente hasta que quedes satisfecho con el resultado.

La tecnología trabaja con modelos de Markov, es decir, modelos estadísticos que representan sistemas que varían su estado a lo largo del tiempo. Cada cambio supone una transición del sistema y viene determinado por una probabilidad constante. Así pues, basándose en esta teoría de probabilidades, se pueden hacer transiciones de una canción de un estilo a otro conservando su esencia. Dichos modelos se aplican principalmente en el ámbito económico pero también se utilizan en el ámbito musical, especialmente en la improvisación (en la cual se aplican patrones y estructuras en el estilo del artista).


Daddy’s Car fue la primera canción compuesta por Flow Machines, con el fin de que sonara “estilo The Beatles” (eso sí, con una cierta ayuda humana para la letra y la producción). El resultado lo podéis juzgar vosotros mismos:

Diversos profesionales están trabajando en el proyecto para lanzar un álbum completo compuesto por esta Inteligencia Artificial en 2017. Entonces, ¿llegarán los robots a ser capaces de superarnos en talento y originalidad?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s